El lado correcto

Morrocotuda

La peonza que tengo fue un regalo de Koyree-San; la hizo ella misma. Hace mucho perdí la cuenta de la cantidad de peonzas que tengo guardadas en una caja, no sé para qué, pero todos los domingos cuando voy a visitarla, me da una. Es similar a una réplica que compramos cuando fuimos a un templo de Niigata donde está expuesta la original que simboliza el fenómeno de las espirales. Fue en la época en la que comenzó todo. La que compramos era preciosa, cromada, octagonal, de unos 5 centímetros de diámetro. Koyree-San se emocionó mucho al verla, y me explicó que es un error común de los occidentales atribuir poderes al objeto porque la realidad es que ella no es sino la representación de algo más complejo. En Japón comprenden la confusión porque el proceso de las espirales fue, en un principio, interpretado a partir de su giro.

Koyree-San…

Ver la entrada original 2.307 palabras más

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s