LOS PERRILLOS

Avda de la Luz 24

El chico de los porteros de mi bloque solía recoger perros abandonados de la calle. Cuando su madre estaba ocupada peleándose con las vecinas o andaba en sus cosas, él, con la complicidad de su padre, los metía en el patio, los lavaba, espulgaba, les daba de comer y pretendía quedarse con ellos hasta que su madre se hartaba y amenazaba con echarlos a todos a la calle. Entonces el chico se ponía en el portal con los perros e intentaba darlos en adopción.

-¿Quieres un perro? –me dijo a mí un día.

En el suelo del vestíbulo, dentro de un cajón de madera vi que se movían tres cachorros.

-No sé –dije –a ver.

El chico cogió a un cachorro por el pescuezo y lo colocó en el suelo para que yo lo estudiara. El perrillo lloriqueó al sentir el suelo frío en la barriga y a mí se me…

Ver la entrada original 867 palabras más

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s